NUESTRA HISTORIA

KAREN RETANA BENYEHUDA

Artista y amante de la naturaleza, Karen Retana nació en Costa Rica.

 

A los 16 años inició su carrera artística comenzando con la exploración de las técnicas de dibujo y color en diferentes medios. Junto con la pintura, desarrolló su amor por la fotografía y desde su niñez fue capturando muchas imágenes que más tarde se transformaron en pinturas.
Años más tarde, su carrera profesional en la industria del turismo le permitió tener mucho contacto con la naturaleza y pudo capturar momentos mágicos que inspiraron sus habilidades artísticas.

 

En el año 2003, Karen inauguró su propia galería y estudio en Florida y durante sus viajes alrededor del mundo con su esposo, Niv Benyehuda, acumularon más escenas para sus futuras pinturas, así como también desarrollaron el amor que ambos sentían por el vino.
www.karenretana.com

 

NIV BENYEHUDA

Niv, casado con la artista costarricense Karen Retana Benyehuda y padre de Lee, Ben y Dean, creció en las dulces playas del cálido Mar Mediterráneo.
Nacido en Israel en 1966, Niv pertenece a la segunda generación de la industria del sabor y del aroma. Pasó mucho tiempo con su padre, Israel Benyehuda, quién lo introdujo en las diferentes culturas, aromas y sabores de todo el mundo, cosa que Niv recibió con los brazos abiertos.
Luego de mudarse a los Estados Unidos para completar sus estudios, Niv, sin lugar a dudas, encontró el nicho con el cual estaba familiarizado en la industria del sabor y del aroma. Finalmente pudo crear sus propias compañías, no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo.
El amor de Niv por el vino nació a partir de su afinada habilidad que desarrolló con dedicación y perseverancia. Gradualmente se fue dando cuenta que el vino es mucho más que una bebida alcohólica. Es una cultura, el “terroir”, un arte. Un vino realmente excelente es un producto que solo logran los que tienen habilidad y los talento, los que tienen la maestría y el don; es una creación del artista y el científico, los maestros del viñedo y la bodega.

Su percepción y apreciación del vino y la vitivinicultura se fundieron en un amor por el concepto y el arte de la fabricación de vinos. Así comenzó el interés tan arraigado de Niv en el vino y fue el inicio de muchos años de estudio e investigación.
La fusión de la pericia de Niv en la diferenciación de sabores que requirió de habilidades tanto científicas como artísticas, junto con la creatividad de Karen, dieron por resultado un logro perfecto – el vino que producen. ¿Y qué mejor expresión que el vino, cuando se pinta el retrato de la vida en común de Niv y Karen?
La misión de Niv es dedicar su vida a la producción de vinos soberbios en sus tres países de origen – Israel, Costa Rica y los Estados Unidos y entregar maravillosas historias en botellas a los amantes del vino en todo el mundo.